Archivos Mensuales: septiembre 2012

Un pino que parió héroes en tres horas

En un pequeño poblado nombrado Pino 3,  la llanura camagüeyana se tiñó de sangre, hace 52 años, el 27 de septiembre de 1952, la columna 11 Cándido González, del Ejercito Rebelde  fue emboscada,  luego, en otro lugar conocido como la Caobita fueron masacrados los heridos supervivientes. La maquinaria de prensa de  Batista quiso vender   este asesinato como una gran victoria militar de la dictadura. Lee el resto de esta entrada

La huelga del aguacate

Para los amigos de Cuba y los que no lo son.

Más fácil se descubre un mentiroso que a un cojo. Cuando no hay razones convincentes, ni moral, ni un mínimo de vergüenza, los mercenarios del Imperio inventan cualquier cosa y algunos medios de comunicación se hacen eco de la mentira y la infamia, lo más triste es que la divulgan por el mundo.

Ahora se trata de una huelga de hambre pero de mentiritas. Pobre Martha Beatriz, estaba recibiendo por la ventana de su casa, a escondidas, para su “huelga de hambre” plátanos, frutabomba, aguacate y pollo. Con esa dieta quisieran  vivir los miles de personas que en los propios Estados Unidos deambulan por las calles, sin techo, sin comida y sin ninguna garantía de vida como la tiene todos los cubanos, incluyéndola, por supuesto,  a usted, que con esa dieta que le pasaban por la ventana puede vivir no ocho días, sino ochenta años.

Martha, como dicen en la televisión: ¡Coooooorten! Eso no se hace.

Paquito

 

Regresa Migoya a la memoria

Tras varios años de inestabilidad, retornó al escenario competitivo local el Torneo Nacional de Ajedrez de Primera Categoría “Migoya in Memoriam.” En esta ocasión frente a los tableros juegan 36 atletas de ocho provincias.

Los competidores disputarán dos vueltas, por el sistema todos contra todos, divididos en dos grupos, el Elite, con un ELO promedio de 2304 puntos para los varones y 2114 en el caso de las damas, y el Premier. Lee el resto de esta entrada

El agua fría y el chocolate caliente

Como reza en la canción del popular cantante Tony Ávila, hay cambios que mi casa necesita… pero sin dañar las estructuras, cambiar algo profundamente sin dañar su esencia se torna algo complicado. Esto pasa en el proceso de actualización de nuestro modelo económico, y la implementación del trabajo por cuenta propia como alternativa de empleo.

Alrededor de 30 mil camagüeyanos laboran de esta forma, lo que demuestra que en Camagüey se está optando por el cuentapropismo como fuente de empleo. Para que este bebé, aprenda a caminar y correr, obviamente tendrá en algún momento sus tropiezos, pero como los accidentes no son tan imprevisibles, ni tan inevitables debemos estar vigilantes para que sucedan los menos posibles y los que ocurra Lee el resto de esta entrada

La fuerza del ejemplo. ¡Que gran fuerza!

Amigos lectores:  Con este trabajo inauguro la categoría “La columna mi amigo Paquito.” Francisco López Domínguez, quien fuera por muchos años Delegado del ICAP en Camagüey, e incansable luchador por la solidaridad mundial, accedió a escribir para Jorgito por Cuba. Paco, como le decimos cariñosamente, está jubilado pero no retirado, y con ganas de seguir dándolo todo por Cuba

Jorgito por Cuba.

El trabajo de Paquito está a partir de aquí:
Lee el resto de esta entrada

Salto al frente en el 2013

A fuerza de saltos, Jeinkler Aguirre y José Antonio Guerra han logrado hacerse de un puesto en la elite de los clavados en el mundo. No por gusto, ocupan actualmente el cuarto lugar del ranking de la FINA (Federación Internacional de Natación), en la modalidad sincronizada de la plataforma a diez metros.

En Londres, los cubanos demostraron que tales resultados no tienen nada de casual. Intentando conocer los “secretos” que los sustentan,conversé hace algunos días con ambos atletas. Lee el resto de esta entrada

La rosa blanca para mi amigo sincero

Julio César García Rodríguez, esto me suena muy oficial, mejor se los presento como mi amigo Julito, alguien que hace realidad el dicho de que los hombres se miden de la cabeza al cielo, recuerdo la primera vez que lo vi, fue en el teatro de la Escuela del Partido, donde sesionaba  la Asamblea Provincial Cuarto Congreso, estaba recibiendo el cargo aún y nos habló sobre las perspectivas de  la provincia y el sueño de conquistar un nuevo 26 de julio.

Ya él sabía de mí pues cuando mi mamá habló en la Tribuna Abierta de Jimaguayú y agradeció a la revolución por lo que había hecho por salvarme y luego por mejorar mi calidad de vida,  Julito era entonces el secretario de la juventud  en el territorio.

Después volví a coincidir con él en el encuentro de los delegados a la cita pioneril con el buró del PCC, aún llevo en el corazón las palabras que dijo allí. En esta hora del recuento viene a mi mente aquel 14 de junio, durante un trabajo voluntario en una escuela en construcción,  en que recibí de sus manos, junto a mi padre, el carné que me acredita como joven comunista.

Son muchos los momentos en que he coincidido con este cubano de pura cepa, este cubano que no duda en parar en las paradas de ómnibus para recoger compatriotas, este matancero, devenido camagüeyano,  que a pesar de sus obligaciones ha buscado tiempo en dos ocasiones para  sentarse en la sala de mi casa por varias horas como cualquier miembro de la familia.

Recuerdo cuando hace cuatro años me sometí a una operación con el objetivo de mejorar mi brazo derecho, recibí su llamada para saber como había salido, fue tan rápido que aún estaba bajo los efectos de anestesia, pero tampoco puedo olvidar jamás como hace  unos pocos meses este hombre envió su carro a buscarme a la Universidad, porque mi padre estaba fuera de la provincia, estoy seguro que estas cosas se repiten con cualquiera que necesitara su mano franca, Julito es ejemplo de la modestia que siempre ha caracterizado a los cuadros formados por la revolución, hoy la foto que una vez nos hicimos descansa en la pared de mis recuerdos, con  el mismo orgullo que enseño a los visitantes mis fotos con Raul, con Lazo, con Elián, con Adriana, con Irma, con Melba, Taladrid, entre otras, muestro también la de mi amigo Julito.