La rosa blanca para mi amigo sincero

Julio César García Rodríguez, esto me suena muy oficial, mejor se los presento como mi amigo Julito, alguien que hace realidad el dicho de que los hombres se miden de la cabeza al cielo, recuerdo la primera vez que lo vi, fue en el teatro de la Escuela del Partido, donde sesionaba  la Asamblea Provincial Cuarto Congreso, estaba recibiendo el cargo aún y nos habló sobre las perspectivas de  la provincia y el sueño de conquistar un nuevo 26 de julio.

Ya él sabía de mí pues cuando mi mamá habló en la Tribuna Abierta de Jimaguayú y agradeció a la revolución por lo que había hecho por salvarme y luego por mejorar mi calidad de vida,  Julito era entonces el secretario de la juventud  en el territorio.

Después volví a coincidir con él en el encuentro de los delegados a la cita pioneril con el buró del PCC, aún llevo en el corazón las palabras que dijo allí. En esta hora del recuento viene a mi mente aquel 14 de junio, durante un trabajo voluntario en una escuela en construcción,  en que recibí de sus manos, junto a mi padre, el carné que me acredita como joven comunista.

Son muchos los momentos en que he coincidido con este cubano de pura cepa, este cubano que no duda en parar en las paradas de ómnibus para recoger compatriotas, este matancero, devenido camagüeyano,  que a pesar de sus obligaciones ha buscado tiempo en dos ocasiones para  sentarse en la sala de mi casa por varias horas como cualquier miembro de la familia.

Recuerdo cuando hace cuatro años me sometí a una operación con el objetivo de mejorar mi brazo derecho, recibí su llamada para saber como había salido, fue tan rápido que aún estaba bajo los efectos de anestesia, pero tampoco puedo olvidar jamás como hace  unos pocos meses este hombre envió su carro a buscarme a la Universidad, porque mi padre estaba fuera de la provincia, estoy seguro que estas cosas se repiten con cualquiera que necesitara su mano franca, Julito es ejemplo de la modestia que siempre ha caracterizado a los cuadros formados por la revolución, hoy la foto que una vez nos hicimos descansa en la pared de mis recuerdos, con  el mismo orgullo que enseño a los visitantes mis fotos con Raul, con Lazo, con Elián, con Adriana, con Irma, con Melba, Taladrid, entre otras, muestro también la de mi amigo Julito.

Anuncios

Acerca de jorgitoxcuba

Mi nombre es Jorge Jerez Belisario soy un joven discapacitado camagüeyano con parálisis cerebral. He superado mis limitaciones físico-motoras y trastornos del lenguaje, para vencer con voluntad el entuerto de la naturaleza. Gracias a las posibilidades brindadas por la Revolución Cubana, me gradué con Título de Oro la carrera de Periodismo en la Universidad de Camagüey.

Publicado el septiembre 20, 2012 en Mi columna de opinión y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: