Archivos diarios: octubre 25, 2015

Días de emociones…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al fin puedo sentarme junto a mi fiel computadora para contarles los hechos de esta última semana, cargada, cómo pocas, de emociones y alegrías. Con un excelente pleno nacional de la Unión Jóvenes Comunistas comenzó mi agotadora pero reconfortante semana. Debatimos como se implementarán los acuerdos de su X Congreso para no engavetarlos y con el pensamiento colectivo construir una organización que se parezca más a su tiempo que a sus padres.

Luego tuve el privilegio de pasar el fin de semana con mis padres queridos, no Marta y Jorge, sino Gerardo y Adriana y ver como a crecido Gemita la niña linda de la familia y compartir junto a varios amigos el primer cumple de mi tío Tony en Cuba luego de tantos años de separación.

Con el mismo regresé a mi ciudad, vinimos las 5 horas del viaje conversando de todo, arreglando el mundo, pero quién me iba a decir a mí que lo mejor estaría por llegar. Quiso la casualidad que mi tío Tony compartiera junto a los camagüeyanos el 20 de octubre, Día de la Cultura cubana. En esta plaza cultural increíble que es Camagüey recibió el cariño de quienes lo admiramos, caminó por sus calles y las conoció de cerca, y no podía faltar tampoco nuestro juego de ajedrez.

Esa partida que el año pasado era un sueño ya se dio, cuantas veces nos dijimos que un día jugaríamos aquí en mi casa y así fue, lo de menos fue el resultado, que por cierto gané yo, lo más importante es saber que cuando se cree en los sueños y estos se alimentan, dejan de ser utopías para convertirse en realidad. En el ajedrez gané yo, pero en el dominó él me ganó, claro había que ser cortés con la visita.

El 21 de octubre caminé junto a la caballería joven de Agramonte por las calles que hace 56 años lo hicieron Fidel y Camilo para sofocar una rebelión traidora de Huber Matos quien intentaba usar a mi pueblo para derrocar la naciente Revolución, solo que al traidor se le olvidó que estaba en tierra de El Mayor.

Ya pasó la media noche y les cuento todo esto tras regresar de un concierto de Buena Fé, pues detrás de días cargados con fuertes emociones, no hay nada mejor que relajarse escuchando buena música cubana.