Superabuela en tiempo de rap

judia-rapera-2

Fotos: Leandro Pérez Pérez

La conocí en Alemania. Esther Bejerano es de esas personitas especiales con las que logras química muy fácil. Rapera de 92 años tiene la energía suficiente para contagiar a todo el que la rodea. Su historia parece una novela, pero no, es real. Ella tiene origen judío y en tiempos del nazismo fue enviada para el campo de exterminio masivo de Auschwitz, pero con recursos increíbles sobrevivió a cargar piedras más pesadas que sí misma.

“El trabajo era muy agotador, físicamente no iba a resistir mucho. Entre tanta desesperación apareció Tchaikowska, quien tenía la orden de fundar una orquesta y necesitaba jovencitas que supieran tocar algún instrumento. Yo sabía algo de piano, levanté la mano, pero la Facorquesta no lo llevaba. Aquella señora me propuso el acordeón, no sabía qué era eso, pero logré algunos los acordes de Bel Ami, una canción de moda. Fue como un milagro, el instinto de conservación”.

Al escucharla mis lagrimales, casi tanto como los de Esther, terminaron irritados. Ese era el comienzo de nuestro reencuentro en Cuba.

“Cuando llegaban nuevos condenados a la cámara de gas, la orquesta comenzaba a tocar junto a los transportes. La música era un aliciente psicológico para que las personas a bordo de los trenes no sospecharan que algo terrible les pasaría”.
Pero otras notas se añadieron con la orden de su traslado de Auschwitz al lugar donde ella hizo que su vida cambiara para siempre.

“Yo tenía una abuela cristiana y eso  significa que solo alcanzaba un cuarto de aria o raza “superior”, la única permisible. Por eso luego de una revisión del mismísimo Mengele, el médico “inventor” de esa raza, me trasladaron al campo penal para mujeres de Ravensbrück.

Cuando se acercaban los soviéticos emprendimos la marcha de la muerte, en la que asesinaron a mis padres. Al quinto día de la caminata, un soldado dijo a otro que ya no podían disparar a los prisioneros, entonces siete mujeres escapamos. El término de la guerra para mí es el retrato de Adolfo Hitler ardiendo, y los soldados y las muchachas bailaban mientras yo tocaba el acordeón. Jamás olvidaré esa imagen”.
Esther Bejerano fue para Israel, donde se casó, tuvo una familia, pero su desacuerdo con la política israelí contra Palestina los regresó a Alemania, a pesar de que anduvieran libres los asesinos de su familia.

“Es absurdo que hoy se distribuya propaganda nazi, después de todo lo vivido. También resulta muy peligrosa la actual discriminación de las minorías en Europa, porque instaura gérmenes de fascismo en los niños y jóvenes que van a dar a los grupos neofascistas. Me da mucho miedo que existan esos grupos, que la derecha se fortalezca en Europa y desencadene un fenómeno mundial. No quiero que mis hijos ni mis nietos ni la gente que quiero pase por lo mismo. Soy antifacista”.

La artista hace una pausa, por agua y más. Su historia es una alerta constante para evitar semejantes desgarramientos. Entonces respira profundo y continúa el diálogo por la cuerda de la música.

“En Israel estudié para soprano. Pensé que a través de la música podía convencer a las personas de lo negativo del nazismo para el mundo. Fundé el grupo Coincidence con mis hijos y nos presentamos en varios países, pero el interés por llegar a la juventud me llevó al rap, tan afín a ella. Un rapero me propuso un proyecto e iniciamos con la idea de hacer un disco”.

El acierto de su búsqueda en el hip hop lo comprobamos en el concierto que Esther judia-rapera-4ofreció en la Casa del Joven Creador de Camagüey.

“Hemos hecho un grupo muy especial, aunque no logro adaptarme todavía al nombre: Microphone Mafia. Somos tres generaciones, con presencia de tres religiones, una muestra de que podemos coexistir. Queremos ser  ejemplo de unidad por encima de las diferencias”.

Ante la pregunta de por qué venir a tocar en Cuba se ríe y contesta en seguida. “Es un viejo sueño. Quería brindar mi arte aquí, porque ustedes han demostrado que la alternativa es posible y yo soy socialista. Varios amigos me hablaban de lo hermoso de su gente y vine a comprobarlo. Deseo que sigan así, como son, que los jóvenes lean la historia, a los seres humanos que se unan, solo así podremos cambiar y preservar el mundo”.

Anuncios

Acerca de jorgitoxcuba

Mi nombre es Jorge Jerez Belisario soy un joven discapacitado camagüeyano con parálisis cerebral. He superado mis limitaciones físico-motoras y trastornos del lenguaje, para vencer con voluntad el entuerto de la naturaleza. Gracias a las posibilidades brindadas por la Revolución Cubana, me gradué con Título de Oro la carrera de Periodismo en la Universidad de Camagüey.

Publicado el enero 17, 2017 en Mi columna de opinión y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: