Archivos Mensuales: agosto 2018

El comunismo sigue siendo el rumbo….

Medios internacionales como El País, el Nuevo Herald, históricamente al servicio de la ultraderecha lo anunciaron maliciosamente como un estandarte de victoria, como mismo divulgaron las imágenes de la caída del Muro de Berlín y los titulares como siempre tendenciosos: “Cuba elimina la palabra “comunismo” de su Constitución e incluye la propiedad privada”.

El debate en mi casa fue prácticamente simultáneo al de la Asamblea Nacional, imagínense un abogado, una filósofa y un periodista. Mi madre al instante dijo: “Hay que tener un puerto seguro, es como saber que por mucho que naveguemos al final llegaremos a tierra firme”. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Otro toque de Ulacia y su deseo de jugar en la MLB

El “uno” de los equipos Cuba, para muchos quien mejor ha dominado la técnica del toque de bola en la pelota nacional, Luis Ulacia, de los grandes primeros bates que ha pasado por el béisbol cubano, se volvió a poner el traje de pelotero. Esta vez no salió a la grama del Cándido González, estadio que tantas veces le aplaudió sus jugadas, sin embargo, volvió al cajón de bateo; no creyó en los lanzamientos difíciles, en preguntas en curvas y slider sobre el presente y futuro del pasatiempo nacional. Una vez más Ulacia supo esperar su bola y conectar, como siempre lo hizo madero en mano, imparables respuestas. Lee el resto de esta entrada

Nueva constitución: ¿más garantías?

Foto: Otilio Rivero/Adelante

Nota: Este artículo es el primero de una serie que publicaré con mis criterios acerca de la nueva Constitución de la República.

Nuestro pueblo, aunque algunos crean lo contrario, tiene una rica y larga historia constitucionalista. Nos llega desde los mambises que no esperaron el primer año de la guerra para reunirse y redactar la carta magna de una nación que aún estaba en construcción. Luego, varios fueron los momentos que requirieron nuevas constituciones 1878, 1895, 1897, 1898, 1901, 1940 y 1976; esta última legitimó la edificación socialista y un estado garantista, donde el soberano no es otro que el pueblo. Lee el resto de esta entrada

Enigmas de un verano

Una familia vacaciona en Santa Lucía, disfrutando de unos días de sol, playa, dominó, Una frase interrumpe el relax: “se acabó el agua”. Alguien dio la luz: ¿reportaron? Ya estaba reportado desde hacía dos días. Luego de varias horas, el nivel de desespero era tal que fueron a las oficinas de acueducto. El reloj marcaba las 4:30 p.m., el funcionario que debía atenderlos está hablando por teléfono, ya no había nadie más en aquel lugar.

4:57 p.m. ¡Al fin colgó! Se dispuso a atender a quienes llevaban cerca de 30 minutos esperando. Se le planteó el problema: no hay agua en la 68. Ellos ya llevaban tres días así, dos casas con una cisterna de solo 2 000 litros, que por demás se filtraba, y un solo tanque para ambas. Lee el resto de esta entrada

Inmortal

“…no fue por posar para la Historia que puso el pecho a las balas cuando vino la invasión, que enfrentó a los huracanes de igual a igual, de huracán a huracán…                       

   Eduardo Galeano

Por qué será que tienes el don de ser el mío, el nuestro, el de todos. Por qué será que ante las dificultades te evocamos, para convertir el no en un sí, lo imposible en posible, lo difícil en fácil, lo errado en certero, la oscuridad en luz.

Porque nos enseñaste a luchar en cualquier circunstancia por difícil que sea; y a levantarnos después de cada caída. Porque tu gracia siempre fue poner la inteligencia al servicio de todos. Porque compartiste la fortaleza con los débiles. Porque no faltaste a la justeza ni un solo instante de tu vida. Porque la valentía te hizo grande. Porque con la honestidad y la verdad nos guiaste a puerto seguro sin importar cuán revuelto estuvieran los mares.

Y es que desde los días de la Sierra, el verde olivo ha sido la señal más visible, la sombra de un guerrero sin reposo. Tú sabes cuánto significa la estrella de Comandante para un pueblo que alimenta su resistencia a cuenta de su propia historia; historia que contaremos a nuestros hijos desde pequeños y cuando nos pregunten por su protagonista le diremos que está aquí, allá, en ti, en mi, en ellos, en nosotros; porque tú eres la estrella, la luz que marca el rumbo.

Cuando más lejos te sentimos, en aquellas horas interminables de la proclama que nos enmudeció a todos, volviste, convertido en soldado de las ideas, en el compañero de todos, y tu mirilla telescópica se transformó en un arma de alcance universal para hacerle la guerra a la guerra, para marcar la diferencia entre la supervivencia y la existencia, para convertir el odio en amor. Entonces, ¿cómo no creerte y saberte eterno?

Ahora, en tu marcha infatigable hacia el horizonte que ha de conquistar cada hombre y mujer de este mundo, emprendes un nuevo viaje, no se sabe a dónde, para desembarcar en diciembre, volver en enero victorioso y renacer en cada agosto, ya no en movimiento, sino en una eterna imagen que inmortaliza la trascendencia de esos instantes decisivos de tu historia, que es nuestra, y mostrarnos que eres de esos hombres que luchan por toda la vida.

No te quepa dudas, tus ideas serán nuestras ideas, tus brazos serán nuestros brazos, con tus piernas andaremos; nuestros triunfos serán tus triunfos y es que allí está tu secreto: en haber vivido una vida digna de ser recordada.

Porque la semilla que sembraste ya no es país, brotó en Isla universo, porque devolviste la dignidad a los tuyos y más allá, porque tu índice aún nos muestra el camino hacia un mundo mejor, porque eres un privilegiado de la historia, “pues ningún otro pudo transformar tanto el mundo y vivir para verlo”, porque te batiste por los perdedores, por tu necedad. Este, el pueblo que aún comandas, hace años que te concedió el don con que muchos hombres sueñan pero pocos pueden lograr, que no conceden las hadas, solo los agradecidos, y este, Fidelísimo mío no puede ser otro que el de la inmortalidad.