Archivo del sitio

NN-9953

Pasadas las cinco de la tarde, el piloto del vuelo NN 9953, en Ruso, pronosticó un viaje tranquilo de 12 horas y media, lo que no sabía la tripulación era que el Boeing 777-300 que cubría la ruta Habana-Sochi llevaba demasiada energía interna como para ser normal, cuando ya pasó el miedo de los primerizos y el respeto al despegue de los más experimentados, aquel avión devino en discoteca, en sala para el debate, en el mejor rincón de amor y en un espacio para confraternizar con los 100 jóvenes latinoamericanos que acompañaron a los 250 cubanos que removerían el balneario del Mar Negro.

Sochi es una ciudad que parece estar concebida para grandes acontecimientos, los Juegos Olímpicos de Invierno del 2014 y el ya próximo Mundial de Fútbol en el 2018, y que a ese mismo nivel hayan ubicado el XIX Festival de la Juventud y los Estudiantes dice mucho de la prioridad que le dio el gobierno ruso a la cita de las juventudes progresistas del mundo. Sin dejar de señalar que el evento estuvo pensado más para el esparcimiento que para preocuparnos en cómo resolver los problemas del mundo actual. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Acampar junto a la historia

Nunca había ido a los Potreros de Consuegra, lugar donde el Mayor de los camagüeyanos realizó una acción para la Historia, El rescate de Sanguily. Aún se sienten en esos parajes de la geografía camagüeyana el cabalgar de los soldados de Agramonte. Pasar una noche allí, invita a no dormir, a rescatar la historia como un día lo hizo Ignacio.

Hasta ese lugar llegamos un grupo de jóvenes del Camagüey en busca de razones para vencer y las encontramos, seguro que sí porque tocar la historia con nuestras manos y bajar a los héroes del pedestal nos hace más cubano. Eso lo sentimos los 300 jóvenes que fuimos al acto de Constitución de la Delegación camagüeyana al X Congreso de la UJC, luego de acampar toda una noche en el sitio histórico Rescate de Sanguily.

Hasta allí llegaron artistas, juegos de luces, la Wifi, la música, el Ajiaco y el puerco asado.  Tampoco podía faltar la fogata, que aunque se derribó a los pocos minutos de estar encendida sirvió para dar calor a la tropa. Para suerte nuestra, si estuvieron ausente los mosquitos, le cogieron miedo al grupo de agramontinos de estos tiempos.

Yo solo dormí media hora, nuestro puerco asado y el intento de ajiaco estuvieron al amanecer, casi para el desayuno. El de pie en el campamento de mambises del siglo XXI fue al ritmo de la Diana que tantas veces llamó al combate en esos campos. Hasta el lugar llegaron las máximas autoridades de la Unión de Jóvenes Comunista en el país acompañados de las de la provincia para constituir oficialmente la delegación de la tierra de los tinajones al X Congreso de la UJC.

Esta acampada me demostró que Rescatar la Historia no es solo impartirla bien, es también llegar a esos lugares para respirar el mismo aire que sus personajes, es rescatar a Sanguily en pleno siglo XXI, es vibrar de emoción al entonar nuestro Himno como un día lo hicieron ellos.

Aquí les dejo algunas imágenes de Turquinauta, quien se fue conmigo a rescatar a Sanguily y tomó algunas imágenes de la acción.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.