Archivo del sitio

Pánfilo no es fácil, pero “Yes we Can”

El pueblo de Cuba recibió a Barack Obama conscientes de las conquistas que no podemos perder, seguros que para avanzar en el proceso de normalización hay que modificar aspectos claves de la política de Estados Unidos hacia la Mayor de las Antillas. Aunque reconocemos la valentía del Presidente al visitar la isla socialista con la generación histórica al mando. Un Obama al que los sectores más conservadores y reacios de la política norteamericana ya tildan de traidor.

Hoy tenemos el gran privilegio de escuchar a Obama reconocer al gobierno legítimo de Cuba y decir que entiende nuestra preocupación de preservar lo que hemos construido a fuerza de sacrificio. Creo que tenemos muchas diferencias y eso todo el mundo lo conoce, pero nuestra historia está cargada de hechos que nos unen al noble pueblo norteamericano y bajo este principio podemos construir una nueva relación con Estados Unidos. Ambos pueblos y gobiernos podemos beneficiarnos de una relación respetuosa entre iguales.

Los cubanos sabemos muy bien, porque lo vivimos durante poco más de 59 años, lo que cuesta plegarnos a sus intereses. Estamos seguros que podemos, aunque permaneceremos vigilantes, no se puede olvidar el objetivo de este cambio. Lee el resto de esta entrada

Las contradicciones de Obama

Existen frases que no por repetidas y conocidas las personas logran interpretar todo lo que abarcan. Una de ellas es la plasmada por Lester D. Mallory, Subsecretario de Estado de Estados Unidos en un memorando dirigido a Roy R. Rubottom Jr., entonces subsecretario de Estado para los Asuntos Interamericanos, el 6 de abril de 1961.

La mayoría de los cubanos apoya a Castro el único modo previsible de restarle apoyo interno es a través del desencanto y la insatisfacción que surjan del malestar económico y las dificultades materiales hay que emplear rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica de Cuba una línea de acción que, aun siendo lo más mañosa y discreta posible, logre los mayores avances en privar a Cuba de dinero y suministros, para reducirles sus recursos financieros y los salarios reales, provocar el hambre, la desesperación y el derrocamiento del Gobierno. Palabras de Mallory que Eisenhower y los siguientes gobiernos norteamericanos, republicanos y demócratas, han aplicado sin distinción. Lee el resto de esta entrada