Archivo del sitio

Míster, las ganas no se pueden bloquear

Tanto hemos hablado del bloqueo que ya nos parece muela, y en eso los medios de comunicación tenemos una responsabilidad, nos acordamos de que existe solo cuando se acercan las votaciones en la Asamblea General de la ONU o cuando se multa a algún banco por hacer transacciones con Cuba. Otros solo hablan de lo que se ha dado a llamar “bloqueo interno”: esas cosas absurdas que hacemos los cubanos, los mecanismos burocráticos innecesarios, la descoordinación entre las propias entidades del Estado, son cuestiones perfectibles en las que urge trabajar. Sin embargo, el efecto del otro sobre la economía cubana es fácilmente perceptible. Lee el resto de esta entrada

Anuncios