Archivo de la categoría: Mi columna de opinión

La última parte de la saga de los pretextos

Una desconocida arma acústica ha dejado con problemas auditivos a los diplomáticos norteamericanos en La Habana, la capital del único Estado socialista del hemisferio occidental, excelente guión de una novela de espionaje de los años ‘70, en plena guerra fría, basada en los grandes superagentes de la CIA y la KGB.

Sin embargo, esta historia va más allá y se inscribe dentro de la estrategia de Trump para borrar de una vez y por todas el legado de Obama, dentro del cual la nueva relación con Cuba es un punto clave. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

57 parecen demasiado, pero no

En mi cuadra Alfredito y Luisito tienen 9 y 12 años, todavía quizá no sepan lo que es ideológicamente correcto, sin embargo el sueño del primero es ser el presidente del CDR, y el segundo peló él solito todas las viandas del último ajiaco. Y es que mientras algunos dicen que ya no cumple ningún objetivo en la Cuba del siglo XXI, o sólo se limitan a decir “en mi barrio los CDR no existen”, otros sí la reclaman y exigen que funcione bien.

Es verdad, el tiempo ha pasado, sus 57 años parecen ser el principal desafío que tienen los Comité de Defensa de la Revolución. No perecer es, sin dudas, el más fuerte reto para una organización única en el mundo. Esa genialidad de nuestro gigante de verde olivo, no podemos darnos el lujo de perderla, pues estaríamos renunciando a uno de los ejes esenciales dentro la sociedad cubana, porque eso han sido desde aquella histórica noche de septiembre. Lee el resto de esta entrada

Entre lo suyo y lo nuestro, el deber

Ya soplaban fuertes los vientos en Sierra de Cubitas, cuando Yosbel Piñeiro Pimentel recibió una llamada, era de la sede del tribunal en esa localidad camagüeyana, donde labora como asistente judicial. Al joven de 27 años le habían dado la tarea de quedarse al frente del sitio durante las largas y difíciles horas de Irma.

La noticia lo hizo reaccionar de inmediato. La furia de los vientos le había arrancado el impermeable al techo y el huracán colaba por miles las gotas de agua para el local donde estaban reguardados los medios informáticos y los procesos judiciales. Sin pensarlo dos veces Yosbel salió del hogar donde estaba autoevacuado, se despidió de su esposa, de su niño y de los suegros con un hasta ahorita, sin saber que ese ahorita se le convertiría en una de las noches más difíciles de su vida. La esposa solo atinó a preguntarle “¿tú vas a ir así para allá, como está el tiempo?” Lee el resto de esta entrada

¿Un proyecto de vida o una vida de proyectos?

Yoan está en el preuniversitario, pero su sueño, cuando se gradúe, es tener su propio negocio; y María Karla estudia medicina, pero piensa ejercerla fuera de Cuba, pues según ella, aquí son imposibles sus aspiraciones. Alguien me dijo hace poco, también, que su proyecto de vida no era en Cuba — parece que está de moda la frase—, porque este país no le daba la posibilidad de desarrollar sus planes. ¿Qué tipo de planes? le pregunté y me respondió que viajar y conocer el mundo, ¿acaso un proyecto de vida es algo tan simple como viajar?

Claro que no, es un constructo que define al conjunto de conocimientos, emociones, acciones, motivaciones, que de manera coordinada, según los especialistas, buscan el logro de determinadas metas, propósitos u objetivos específicos en una perspectiva futura. Lee el resto de esta entrada

La otra cara de Irma

Generalmente estos detalles no salen por los medios y muchos menos por los internacionales, esos que cacarean la libertad de expresión pero que al final están presos dentro de su misma burbuja. Hasta el momento yo había vivido los ciclones desde casa, tenía la referencia del sistema cubano de Defensa Civil, pero con Irma lo viví de una forma distinta, como todos mi colegas que aun bajo la fuerza de los vientos y aguaceros torrenciales buscaban la noticia y los medios para informársela al pueblo, algunos hasta amanecieron en sus puestos, después de un día arduo de labor. Otros se marcharon a Santa Lucía, Nuevitas, Esmeralda para recibir a Irma. Lee el resto de esta entrada

Fidelidad

Cuando mañana amanezca en este archipiélago el primer pensamiento será para él, lo recordaremos, y aunque lo hacemos siempre, de varias maneras porque se lo ganó, este homenaje será diferente. Tendremos una idea en común, será el primer 13 de agosto sin su compañía, sin embargo, él andará por allí porque aprendimos y lo sabemos eterno.

Algunos encenderán velas, otros le llevarán flores blancas, muchos se empeñarán en hacer la tarea del día lo mejor posible y habrá quienes piensen que aún su alma y su espíritu nos protegen, y por qué no, si él es el “elegido de Obatalá”, el “hijo de Dios” o “el enviado de Cristo”, quizá por eso el mensaje místico de la simbólica paloma blanca, que desafiando la algarabía de millones, se posó en su hombro aquella octava noche del enero de la victoria, mientras él le señalaba el camino a todo un pueblo. Lee el resto de esta entrada

Para no arar en el mar

Tras 110 días de actos vandálicos o guarimbas, bajo un asedio mediático pocas veces visto en la historia de la prensa mundial, donde los grandes medios y otros no tan grandes parecen haberse alineado para cumplir una estrategia que no es nueva, más de 8 millones de venezolanos salieron a votar una plenipotenciaria Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un voto que aunque no se puede catalogar de chavista, es, en buena medida, un castigo a la violencia de la derecha y un importante apoyo al modelo constitucional del país.

La última jugada de Maduro, anunciada el 1ero de mayo de este año, si hubiera sido sobre un tablero de ajedrez, se valoraría de arriesgada, pero indudablemente habría que anotarla entre signos de admiración. Convocar a elecciones en medio de una guerra, no convencional pero guerra al fin, parece cosas de locos, más si se tiene tan cerca el referente de la revolución Sandinista en su primera versión. Lee el resto de esta entrada